Porque no solo somos de dulce. El salado lo tenemos siempre presente en desayunos, meriendas y eventos especiales.